martes, 23 de mayo de 2017

Desfiles de modelos xxx en la playa



Aunque ahora es muy normal ver a mujeres en topless en las playas, e incluso otras que casi se lo quitan todo, cuando yo era joven esto era todo un acontecimiento, y claro, los chicos de mi edad siempre estábamos intentando pescar alguna ocasión de estas, aunque no creáis que era tan sencillo. Aunque nuestros padres pudieran llegar a ignorarlo, no veáis cómo eran las abuelas: siempre se enteraban de todo, y eran capaces de ir por ti y traerte de regreso a casa de una oreja, haciéndote pasar el mayor ridículo de mi vida.

Por eso, el día que mis colegas y yo nos enteramos que iban a grabar un spot publicitario de una marca de trajes de baño en una playa cercana, no dudamos ni un momento en hacer todo lo que fuera posible para ir hacia allí, aunque ya sabíamos que no iba a ser sencillo; era nuestro sueño hecho realidad, poder ver a preciosas mujeres posando en bañador y bikini, en exclusiva y casi como si fueran estrellas de porno xxx. Para empezar, teníamos que conseguir que la noticia no es extendiera, pues si se hacía pública adiós a nuestros planes; y después, buscar una forma de ir, porque aunque no estaba lejos, no podíamos permitirnos el lujo de faltar tanto tiempo de casa (que seguro que las abuelas eran capaces de seguirnos hasta allí).

En fin, que preguntando y maquinando, conseguimos algunas motos y armar un jaleo para quedar unos en casa de otros como excusa. Nos arriesgábamos mucho porque las mentiras tienen las patas cortas y nos podían haber pillado en menos que canta un gallo, pero por una vez tuvimos suerte, y el día indicada íbamos por una carretera secundaria en tres motos y tres chavales montados en cada una (en esos tiempo, las normas de educación vial nos la pelaba, jeje).

Al llegar a la playa tuvimos que dejar las motos un poco apartadas, y escondiéndonos entre las cañas, conseguimos acercarnos bastante a donde estaba la grabación. Y entonces nos quedamos de una piedra, pues después de tantas vicisitudes para poder llegar, resultó que era un anuncio de trajes de baño, sí, pero de talla XXL, incluyendo también algunos diseños para embarazadas. Adiós a nuestra idea de ver tías esculturales, porque todas aquellas modelos estaban bien pasaditas de kilos; pero después de tanto trabajar para ello, nos quedamos hasta el final, más por orgullo herido que porque nos gustara. Y volvimos al atardecer, resueltos a pillar otra vez nuestras revistas eróticas, que debían estar bien escondidas y a la espera de poder hacer uso de ellas.

martes, 14 de marzo de 2017

Los veranos xxx que marcaron nuestras vidas

Hola amig@s, ahora que llega el verano me he quedado pensando en mi juventud, en esos largos (o cortos, según se mire) períodos estivales, cuando disfrutaba al límite de cada segundo, y la espera de la siguiente estación veraniega se me hacía eterna cuando se acababa la presente. ¿Alguna vez habéis tenido esta sensación?

Claro que, en mi caso, yo lo tenía bastante fácil, es lo que tiene vivir en una ciudad como Cádiz. Sí amigos, ser gaditano para mí es una de las mejores cosas de la vida, y la segunda poder tener el privilegio de vivir en la ciudad donde he nacido, tener aquí mi trabajo y mis amigos, mi familia y en general todo lo que se necesita para llevar una vida medianamente feliz.



Son múltiples las diversiones que puedes encontrar en Cádiz, la ciudad, y también la provincia, pero para mí su mayor atracción es el mar. Las playas de la costa gaditana figuran entre las mejores de España, y algunas de Europa; y el turismo y la oportunidad de conocer gente gracias a ellas es una de las mejores formas de pasar el verano, sobre todo cuando uno es joven y lo más importante parece conocer chicas.

Porque para qué vamos a negarlo: si durante aquellos veranos juveniles sucedieron cosas que todavía no se me han ido del recuerdo, es porque todo estaba basado en conocer chicas, montones de chicas, extranjeras o nacionales, lo mismo daba. Y el verano daba para eso y mucho más en Cádiz. Pasaron de los bañadores al bikini, y de ahí a los tangas, y por fin al topless; y con cada evolución de los trajes de baño femeninos, mis amigos y yo vivíamos experiencias inolvidables, que nos han acompañado a todos, y lo sé de buena tinta, hasta estos días.

Ahora tengo hijos en edad de tener esa clase de diversiones, y por eso se me ha ocurrido que en ese blog, además de contar algunas de mis experiencias, también podría servir como una especie de guía turística de mi ciudad: dónde divertirse, qué buscar, y qué lugares son los mejores para vivir unos días inolvidables si vienen de visita a Cádiz. Como digo para mí el ambiente de playa era el que más me divertía, pero ahora los tiempos han cambiado, y quizá la juventud busque otros sitios para el ocio, u otros entretenimientos, que también podría ser.

Así que bienvenidos al blog de este gaditano orgulloso de su tierra, y no dudéis en comentar cualquier duda o  impresión que tengáis de mi querida ciudad. Nos vemos pronto.